domingo, 22 de junio de 2008

Por su propio peso


He estado reflexionando, metida en una terapia grupal totalmente autogestionada y sin prescripción médica de ningún tipo, y me he dado cuenta de algunas cosas. La más importante, es que creo que necesito poquísimo para ser feliz. Lo que supongo que es bueno, porque hace años dejé de lado esa convicción de que estar triste y sufrir servía para algo. Por un tiempo me fui al otro extremo y me convertí en una hedonista, pero me debe haber durado bastante poco, porque nadie lo notó.
Ahora estoy en un equilibro. Tengo un resorte mágico (la cajita dice que así se llama) con muchos colores, y me hace feliz. Y me costó quinientos pesos.

Pero capaz que no sea el resorte. Capaz que sea Lenga y las olas, o la degustación de empanadas, o que siento que la vida se empieza a ordenar, que las cosas van cayendo por su propio peso, que tengo lo que me merezco y me hago responsable de mis calamidades, o puede ser mi constante desprendimiento de las responsabilidades, y el que todas las formalidades y conductos regulares me den bastante lo mismo, (o que no esté ni ahí con las cacofonías), o puede ser "nana", o la boina de "nana", o las guitarras de "nana", o que estoy madurando, o que no maduraré, o las coincidencias de nombre, o los cigarros y el encendedor nuevo, o puede ser la música que estoy escuchando, o puede ser lo que leí ayer, o el creer que ahora sí empezaré a hacer las cosas bien, o el haber creído encontrar el fondo (lo que hace que no quede más que comenzar a subir), o capaz que sí sea el resorte de colores con el que juego y que a penas me quede sin nadie en la casa, voy a hacer que baje las escaleras solo, una y otra vez.

4 comentarios:

Locas de patio dijo...

Que bacan poder sentirse feliz, y lo mejor es no cuestionarse el por qué ya que creo que pierde la gracia, ser feliz por ser feliz es lo más feliz de la felicidad.

Gracias también por tu posteo, no creí que llegaría el día en que alguien además de yo leería lo que escribo.

Ezkizofrenika dijo...

me encantan tus escritos jaja y me dan risa.. y que quisiste decir con eso de nana.. me sono a Nana de nana XD jajaja la serie :p

saludos!

Jorge Luis Freire dijo...

para ser feliz se necesita muchísimo.... muchísimo dinero. jajaja.

no. no es cierto. la felicidad es una cuestión mental. solo depende de nosotros.

coquelibre dijo...

yo igual me compré uno de esos, pero lamentablemente no me hizo tan feliz. creo que son mas cortitos que los metálicos que habían antes cuando eramos chicos. igual tienen el plus de brillar en la oscuridad lo cual hace que mis trucos se vean un poquito menos torpes. saludos